sábado, 22 de agosto de 2009

¿Por qué la gente no quiere a Andrés Accorsi?

Hace como cientoveintidós años, fui con mi amigo Martin Blousson a Fantabaires. Yo fui porque ya entonces era un friki de aquellos, y Martin fue porque a ese Fantabaires estaba invitado Neil Gaiman. Yo no había leído todavía el Sandman completo, pero sí había comprado el último número y quería que Gaiman me lo firmara. Primera y única vez que hice eso en mi vida. Creo que Diego Casamiquela tiene todavia ese número en su casa. ¿O era Martín? No tengo idea.

No sólo me lo hice firmar, sino que hice cola para que me lo firmase. Durante cinco segundos estuve frente a Neil Gaiman, que escribió: "Para Nataniel, sweet dreams", después de que un tipito pusiera en un papel cómo se deletreaba Nataniel en castizo.

Esa noche, Neil Gaiman dio una charla. Martin le preguntó por su relación con Tori Amos (por aquel entonces la conocía su familia, Neil Gaiman, Martin y otras cuatro personas en Australia), y hubo frikis que se quejaron en voz alta porque la pregunta les había parecido aburrida. Ellos querían saber probablemente el número de calzado de Morfeo.

Esa noche, también, me reí de Andres Accorsi. Accorsi hacía de traductor de Gaiman. Lo hacía bien, claro. Pero a veces se equivocaba, o se trababa. Y en esos casos, el 70% de la gente se reía de él. A los gritos. Lo insultaban. Tal vez, para ser honestos, se haya equivocado más de una vez. Hasta Neil Gaiman comentó en un momento, confundido, "tal vez debiéramos buscar otro intérprete" Lisandro Dipasquale, que había llevado un grabador, se reía con ganas. Martin se reía moderadamente. Yo me reía con ganas. Hasta que en un momento, crucé mi mirada con una pareja de jóvenes. Eran más grandes que nosotros (todos eran más grandes que nosotros por entonces), vestían como extras en la versión argentina de Sandman, pero parecían ajenos por completo a la friquez del ambiente. Y me miraban con esa cara con la que yo miro a los hinchas de futbol enloquecidos, a los que patean tachos de basura por la calle, a los que fuman junto a sus hijos bebés. Era una mirada llena del más completo desprecio hacia mi idiotez, y la de los que eran como yo. Y como lo que la gente pensara de mí ha sido siempre muy importante en mi vida, en ese momento dejé de reír. Y me planteé, automáticamente, de qué me estaba riendo. Y la siguiente pregunta fue inevitable:

¿POR QUE LA GENTE NO QUIERE A ANDRES ACCORSI?


Buscando su nombre en google, vi que, en realidad, los comentarios hacia él no son malos. Tal vez yo me rijo por una idea anticuada, la de finales de los '90. Por aquel entonces, Perfil ya había fracasado bastante escandalosamente, después de haber anunciado una serie de fantásticas novedades que nunca salieron. La memoria de las traducciones de Accorsi era muy reciente.

Es que Accorsi traducía las historietas de super-héroes que su publicaron en Argentina durante varios años. Y las traducía bien. Aunque mantenía el tono de "tú", cosa que me imagino sería orden editorial, él intentaba meterle un poco de lunfardo, o alguna que otra palabra aporteñada. Eso a mí me gustaba mucho. También tenía como ley intocable no dejar ningún nombre de superheroe en inglés, a excepción de Superman y Batman. Así estaban Flecha Verde, Linterna Verde, Misil Rojo... pero también cosas más dudosas como Bicho Azul, Astro Dorado... Fuego Nuclear por Firestorm. Y las absolutamente imperdonables, como Astroman. Por Starman. En serio.

Que fuera Flushman (el hombre-tirar de la cadena) en lugar de Flash, no tuvo nada que ver con él. Hace un tiempo tuve el inmenso honor de que me escribiese un par de mails (vio que comentaba cosas sobre el tema historietas de Perfil en el foro de la DC... sí, el mismo donde postea Superboy-Prime.). Al parecer, alguien de la editorial inventó el fantástico nombre Flush-Man y no quiso saber nada con la legión de alternativas que Accorsi y los suyos habían presentado. Fue recién al leer este mail, como 17 años después de la salida del FlushMan número 1, que me di cuenta de que Flushman se pronunciaba "Flash-man".

Accorsi era conocido también por dirigir la revista "Comiqueando". En esa revista, uno podía leer a un montón de amigos muy frikis, que se notaba que leían todos lo mismo, les gustaban las mismas cosas, y comentaban acerca de ellas utilizando practicamente siempre las mismas palabras. "Joya inenarrable" y "cebado" vienen a la mente. Es en esa misma revista, donde uno podia también leer críticas al trabajo de Ralf König, en las que el crítico alababa la gracia y el arte de König, pero le daba un 8 en lugar de un 10 por el "asco" que le causaban las escenas de sexo entre hombres


Más allá de todo eso, Comiqueando era la revista que todos los fans y grupos de amigos frikis hubieran querido sacar, pero no sacaron. Eso es un mérito maravilloso que distingue a un tipo de personas de otras siempre.

No sé muy bien cual fue la razón de que nos hubiéramos reído de Accorsi aquella noche. Tal vez fuera su actitud de celebridad, compartida con todos los cuatro o cinco que pocos meses atrás se sentaban a tomar coca-cola en el mini-puestito del Club del Comic que quedaba en la galería de la calle Rivadavia, y que de pronto se vieron transformados en mega-stars del ambiente. Rafael de la Iglesia, por amor de dios, parecía Booker.


Tal vez fuera la actitud pedante con la que atendían a la gente. Cuando el club del comic era chiquito, yo, que era un negado social, a veces me quedaba charlando con quien sea que estuviera ahí. Pero después del fragante éxito de Comiqueando, las Perfil, Fantabaires y la mar en coche, sacarle un "Si no está ahí no está" a un vendedor era para mí casi imposible. O quizás fuese lo horrendamente escrita que estaba la mayoría de la revista, con esas reseñas en un estilo de la "yeca" forzado, su odio a cualquier cosa Marvel, el impresentable Cazador.

O quizás, y digo sólo quizás, fuese la clásica, elemental envidia de aquellos que no hacen nada, y descubren que quejarse de los que sí hacen da satisfacción, y alivia el sentimiento de inutilidad, o de fracaso personal.



Eso sí, Accorsi... ¿Astroman? ¡En qué estabas pensando!

12 comentarios:

  1. Niko: La Sandman la tengo yo (esta en lo de mi vieja, en realidad), bien guardada hasta que vos la quieras de vuelta.

    Yo a la Comiqueando la recuerdo con cariño (hace poco complete la coleccion). Hubiera estado bueno leerla ahora, con internet.

    Un beso.

    Dieg@.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por guardarme esa historieta. Es muy linda, aunque hace mucho que no la leo. Ahora que leímos "La Tempestad", seguro que ese número se leerá distinto, no? Astrid está leyendo Sandman por primera vez. Acaba de terminar "estación de nieblas". Yo lo estoy releyendo después de muchos años, y me sorprende lo pretencioso y artificial que me resulta Gaiman en muchos momentos. Tal vez lo mejor viene después, pero la verdad es que cosas que antes me parecían geniales, las veo ahora hasta con cierta ternura (¿por no decir condescendencia?), como las narraciones en off sobre "el destino", o la escena del diablo mirando el atardecer. Voy a ver qué tal se pone más adelante. Vamos comprando un TP por mes :)

    ResponderEliminar
  3. A mi hace poco me pasó que me agarró cierto miedito cuando pensé en ponerme a releer muchas cosas de Sandman. Temo un poco que sea como ver de nuevo Antes del Amanecer.

    Al margen, lo que quería decir: ¡lo mejor de esa tarde fue cuando Gaiman dijo que le habían ofrecido hacer "black orchid" y Accorsi tradujo... "el niño orco negro". :P
    yo creo que tenías derecho a reírte che.

    Ah, estuvo buenísimo que esta semana no había entrado y ahora me di una panzada de posts. :)

    ResponderEliminar
  4. Mis sentimientos hacia Accorsi los tengo divididos: por un lado me parece un gran tipo, el cual conoci (junto a Rafa y Tony) alla lejos y hace tiempo cuando el CDC quedaba en Once. El trio al que puedo considerar casi "culpables" de mi regreso a los superheroes DC despues del corte obligado que tuve debido a la ausencia de Novaro por algunos años.

    Mas alla de que hoy en dia obviamente tengo diferentes gustos a los de el y creo pensamos de manera diferente en lo que respecta a la historieta, la unica objecion que le hago es su forma de exponer las ideas. A algunos les parecera un tipo sin pelos en la lengua. Yo creo que no, que no hay que confundir no tener pelos en la lengua con la mala educacion. Y desde ese punto de vista, nunca voy a poder tomar en serio una opinion de alguien que no respeta a los que piensan distinto a el.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el comentario. La verdad, y esto ya lo digo sin ningun conocimiento de causa ni trato personal real con Accorsi, lo cierto es que yo leo entrevistas que le hacen y su discurso, por decirlo de alguna forma, es bastante elemental, tirando a vergonzoso. Entiendo perfectamente a lo que te referís, y a pesar de no poder afirmarlo, me lo puedo imaginar.

    Gracias por comentar! Se me fueron las ganas de hacer este blog, pero por ahí agarro y lo sigo un poco cuando resucite mi compu.

    ResponderEliminar
  6. Ojo, yo lo trataba mas que nada alla a fines de los 80, y despues nada, lo segui por sus notas y sus traducciones en Perfil (las que me parecieron muy buenas, y justamente por lo que muchos le critican, el argentinizar los dialogos). Como sus socios del CDC de entonces, era muy tratable e invalorable la ayuda que brindaban.

    Otro punto es el Accorsi mediatico. Un ejemplo de esto lo tenes en el reportaje que hizo el creador de un blog, con motivo de los 15 años de Comiqueando.

    http://tierrafreak.blogspot.com/2009/06/comiqueando-cumplio-15-anos-tierra.html

    Sobre Coiqueando: creo que era un muy buen fanzine hecho por fans, pero creo que se sobrevalora su importancia a nivel periodistico.

    Y dale, segui con el blog, que sos un tipo de lo mas interesante para leer, este o no de acuerdo con lo que decis.

    ResponderEliminar
  7. Algo similar me paso con Leandro Oberto. yo le compraba cosas de Robotech en la comiqueria que tenia en 1995, en esa epoca me gustaba el comic usa como los japoneses y compraba tanto la comiqueando como despues la Lazer, que hacia este Oberto. Cuando iba al local charlabamos por tiempo largo y todo re bien y cuando fui a saludarlo a un fantabaires (ni me acuerdo cual) se hizo como el que no me conocio, se habia transformado, era como decis una mega-star. Me dio por las pelotas. a partir de ese momento deje de comprar la Lazer. Por cierto, yo tambien habia conocido el localcito de Rivadavia del Club, fue la primer comiqueria que conoci en el 94. Estaria bueno hacer alguna investigacion o algun post sobre la histopria de las comiquerias en argentina con fechas, direcciones etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sacaste del olvido mi blog! Gracias por comentar. Mi primer "taco" de Zinco (lo recuerdo bien, el número 1 de Infinity Inc que compré pensando que era Crisis, de la que había leído en las notas de Rafael de la Iglesia para Perfil) lo compré en BL, el kiosquito con anabólicos que quedaba en Corrientes y Uruguay, enfrente del ahora también difunto lugar de videojuegos que tuvo ese arcade holográfico que nadie tenía idea de cómo jugar. De ahí pasé al localcito frente a Plaza Congreso, de ahí a lo que fue mi meca, Planeta Comics, sobre la calle Panamá si no me equivoco, donde había una chica de nombre Yamila que me gustaba un montón y con la que viví una de las situaciones més vergonzosas de mi adolescencia, que ya es decir. Siendo un poco más grande egresé hacia Entelequia, donde atendía "el negro" Gerardo, ahí yo ya no era monosilábico y a veces charlaba con él de cosas que casi nunca eran comics. Ahora las comiquerías en Argentina son jugueterías para millonarios. El comic yanqui uno se lo lee ilegal de Internet a no ser que seas heredero de Ricardo Fort, y prácticamente cualquier otro tipo de edición de historieta es prohibitiva. El otro día pregunté por el precio de una edición de las Celtas del Corto Maltés y no me acuerdo el precio porque caí automáticamente en coma.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Deja de romper las pelotas acorrsi ES la crítica especializada argentina papa

    ResponderEliminar
  10. Yo tuve la oportunidad de conocerlo hace dos meses, es un tipo muy mala clase y prepotente, peor que Mario Kreutzberger

    ResponderEliminar
  11. Más bien peor que Justin Bieber

    ResponderEliminar

Tampoco les gusta.